Las compras realizadas a través de los enlaces podrían reportarnos comisiones por publicidad. ¿Por qué confiar?

¿Qué es la técnica STC o Squish to Condish del Método Curly? Preguntas y respuestas

Alejandra perfil

Si algo define al Método Curly Girl de las demás técnicas de cuidado del cabello es el amplio glosario de términos que lo componen. Co-wash, Leave-in, CAST, low poo…

¡No es de extrañar que corran por la red multitud de diccionarios!

Pero entre las técnicas más conocidas está el Squish to Condish (STC), que no es otra que la manera de trabajar el acondicionador con tus dedos para que actúe mejor y puedas garantizar a tus rizos la máxima hidratación posible.

Así que el Squish to Condish (o mulli mulli, como lo conocen muchas curly girls españolas) no hace referencia a otra cosa que al movimiento que haces con tus dedos después de aplicar el acondicionador.

Si quieres aprender a hacerlo y beneficiarte mejor de esta técnica, en el contenido de este artículo hemos recopilado las preguntas y respuestas más frecuentes sobre el Squish to Condish.

Además, también recreamos el paso a paso definitivo para que logres tener unos rizos perfectos.

¿Qué es Squish to Condish o STC?

Qué es Squish to Condish o STC

Si traducimos literalmente al español el significado de “squish to condish” significa “estrujar para acondicionar”.

Y justamente eso es en lo que consiste la técnica.

Apretar tus rizos de las puntas hasta las raíces mientras actúa el acondicionador para mezclar la humedad del agua con el poder hidratante del acondicionador y así obtener la máxima hidratación.

Se trata de empapar el cabello con agua después de haber aplicado el acondicionador, ponerte boca abajo e ir subiendo mechones de raíces a puntas para obtener el mayor beneficio en cuanto a hidratación y suavidad de la acción del acondicionador.

¿Cuándo se hace el Squish to Condish?

El Squish to Condish es una técnica que siempre se realiza después del champú, mientras actúa el acondicionador (o durante el lavado con co-wash) y antes de aplicar los productos de definición de rizos.

Consejo: si alternas el lavado con champú con el co-wash (es decir, el lavado con acondicionador), también puedes realizar la técnica los días en que laves tu cabello con este producto.

Así pues, el Squish to Condish es el último paso de la rutina de lavado del Método Curly.

¿Con qué objetivo se realiza el Squish to Condish?

Según muchas curly girls, el STC es una de las técnicas y movimientos del Método Curly Girl que más beneficios aportan al cabello.

En este sentido, el hecho de apretar el cabello mientras actúa el acondicionador sirve para que el agua penetre en el cabello y esa humedad se mezcle con el poder hidratante del acondicionador, de manera que obtengamos la mayor hidratación posible.

Ir añadiendo agua a la vez que apretamos el cabello es una forma de asegurar que la fibra capilar absorbe el máximo de humedad posible, obteniendo una hidratación intensa y reparadora.

Esta misma hidratación será la que te asegurará después que tu cabello esté flexible y libre de enredos.

Además, el STC, como consiste en simular con los dedos la definición del rizo en mojado, también asegura que los mechones formen más fácilmente ondas y rizos definidos en el proceso de peinado, sin nada de frizz.

Te puede interesar: Guia para eliminar el frizz del cabello rizado

¿Cómo hacer Squish to Condish? Los 3 pasos básicos

Cómo hacer Squish to Condish

Ahora que ya conoces las bases sobre la técnica Squish to Condish, llega la hora de la verdad: ¡aprender a aplicarlo en el lavado de tu cabello!

A continuación, te detallamos los 3 sencillos pasos del STC para que empieces a poner en práctica desde ya mismo la técnica que cambiará para siempre la salud y el estado de tus rizos.

1. Empapa tu cabello con agua

Una vez aclarado el champú llega el momento de empezar con el STC.

Ponte boca a abajo para aprovechar la caída de los rizos y coge el mango de la ducha para empapar bien el pelo con agua.

No tengas miedo de aclararlo, cuanta más agua apliques, mejor.

El agua es la protagonista fundamental, ¡así que empapa bien tu cabello sin miedo!

2. Aplica el acondicionador

Una vez tu melena esté bien mojada, aplica tu acondicionador curly habitual. Ya sabes, que no contenga siliconas, parabenos, colorantes ni demás químicos.

Aplícalo con el pelo aún boca abajo y distribuye bien por todo el cabello, hasta que notes esa sensación suave del acondicionador en todos tus mechones.

Si necesitas desenredar tus rizos, ahora es el momento.

La mejor manera es que lo hagas con tus propios dedos, localizando bien los enredos y deshaciéndolos poco a poco. ¡No hay prisa!

3. Llega el momento del Squish: Aclara, aprieta y estruja

Llega el momento del Squish Aclara aprieta y estruja

Una vez notes tu cabello suave y desenredado, vuelve a ponerte bajo la ducha o el grifo del agua. Estamos en el paso fundamental del Squish to Condish.

Ponte una vez más boca abajo y empapa de nuevo con agua todo el conjunto de tu cabello.

Consejo: verás que el agua va mezclándose con el acondicionador y parte de éste puede que vaya aclarándose. Aprovecha tu mano libre para ir rescatando ese producto que cae y vuélvelo a poner en la melena.

A su vez, con esta misma mano ve realizando el movimiento SCT (o mulli-mulli).

Toma el cabello por las puntas y llévalo hacia arriba hasta las raíces. ¡Del mismo modo como has aplicado tu espuma de rizos toda la vida; no tiene más misterio!

Tan solo consiste en trata de hacer como si amasáramos el cabello, elevando un mechón desde las puntas hacía el cuero cabelludo, apretando suavemente durante unos segundos.

Parece algo de malabaristas de circo, pero no es nada complicado.

Lo que intentamos con esto es que el acondicionador actúe mientras se hidrata el cabello lo máximo posible. Apretando suavemente cada mechón durante un pequeño instante.

¿Cuándo terminamos de hacer el Squish to Condish?

En realidad la técnica del Squish to Condish no debería llevarte más de unos minutos. Amasa bien los mechones hasta que el cabello deje de gotear.

Cuándo terminamos de hacer el Squish to Condish

Finalmente, solo tienes que aclarar con agua tibia o fría para eliminar completamente los restos de acondicionador.

¡Y listo!

A partir de este paso, ya sigues con tu rutina habitual de cuidado: secado con toalla de microfibra, acondicionador leave-in, productos de styling y peinados.

En estos pasos de peinado, sobre todo cuando apliques los productos de styling, puedes realizar también los movimientos del Squish to Condish, de manera que logres que el rizo tome más forma, logrando así una mayor definición y volumen.

Acerca de la autora

alejandra

Alejandra es una apasionada del cuidado del cabello femenino. Lleva más de 5 años probando todo tipo de productos y rutinas y estando al día de todas las novedades del sector. En este blog comparte todo su conocimiento y pasión para ayudar a mujeres que, como ella, desean tener un pelo bonito, sano y fuerte.

Sigue leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *