Las compras realizadas a través de los enlaces podrían reportarnos comisiones por publicidad. ¿Por qué confiar?

¿Qué es la porosidad del cabello y por qué tenerla en cuenta? Guía completa

Alejandra perfil

Si tienes el cabello seco, deshidratado e indomable es probable que estés cansada de intentar, sin éxito, dominar la maraña de tu pelo.

Puede que incluso lo hayas probado y te hayas gastado una auténtica fortuna en un pedido con los que parecían los mejores productos capilares del mercado pero, aún así, sigas sin ver éxito.

Encrespamiento, sequedad, deshidratación. ¿Por qué a mí? ¿Qué estoy haciendo mal?

Pues en muchas ocasiones el problema no es tu pelo sino los productos que usas, que no están adecuados a tus necesidades.

Y en eso no solo tiene que ver el tipo de cabello, también otros aspectos como conocer la capa de porosidad de tu melena son fundamentales para saber cuidarla de manera adecuada.

En este artículo descubrirás todo sobre la porosidad del cabello, los tipos y niveles.

Además, te daremos sencillos trucos para saber qué tipo de porosidad tienes y qué productos debes elegir para cuidar tu cabello.

¿Qué es la porosidad del cabello?

Qué es la porosidad del cabello

La porosidad del cabello es la capacidad que éste tiene para absorber y retener la humedad, por lo que es fundamental para garantizar la hidratación y nutrición del interior de la hebra capilar.

Para que lo entiendas mejor, veamos una rápida radiografía sobre la hebra capilar:

La cutícula es la parte exterior de la fibra capilar y la que determina el grado de absorción y retención de la humedad.

La salud de la cutícula puede venir determinada por aspectos genéticos, pero esencialmente responde a cuánto más o menos sometemos al cabello a agresiones externas.

Es decir, los tintes, decoloraciones, desrizados, las herramientas de calor y aspectos climatológicos, como el sol o la polución afectan directamente a la salud de la cutícula, provocando que ésta se abra.

Cuanto más abierta, menos capaz de retener la humedad en el cabello y más deshidratado, seco y encrespado se mostrará.

Tipos de porosidad del pelo

Sí, la porosidad del cabello no es igual en todos los tipos de cabello.

Tipos de porosidad del pelo

Como hemos comentado antes, el nivel de porosidad del cabello dependerá de la apertura de la cutícula. Cuánto más abierta, más poroso será el cabello.

Conocer el tipo de porosidad del pelo es muy importante para elegir los productos que mejor se adaptan a las necesidades de hidratación de tu cabello.

A continuación, veamos te detallamos las distintas porosidades del cabello:

1. Baja porosidad

Este tipo de cabello es el que tiene la cutícula más cerrada, lo que dificulta la penetración del agua.

Sin embargo, una vez consigue penetrar, ésta se retiene en el cabello en forma de hidratación.

2. Porosidad media

La porosidad media es el tipo ideal: la cutícula tiene una apertura media, lo suficiente para que los beneficios de los productos y la humedad penetren en el córtex, pero no tanto como para dañar el cabello. La hidratación se retiene una vez ha penetrado.

3. Alta porosidad

En los cabellos de alta porosidad la cutícula está muy abierta, lo que hace que el agua penetre fácilmente en el córtex, pero que no se selle en forma de hidratación.

porosidad del cabello alta, media y baja

Del mismo modo que entra, sale; por lo que este cabello es muy difícil que se mantenga hidratado.

Así mismo, él mismo buscará la hidratación que le falta en el ambiente, provocando el temido encrespamiento.

¿Cómo saber el nivel de porosidad de tu cabello?

Ahora que ya conoces los 3 tipos de porosidad, ¿hay alguna manera de saber qué nivel de porosidad tiene tu cabello?

El primer paso es aprender a observar a tu pelo; si la porosidad es alta puede que se distinga ya a simple vista, porque el cabello estará seco y deshidratado.

Además, este tipo de cabello altamente poroso también es común que tienda fácilmente al encrespamiento ya que busca la hidratación que le falta en la humedad del ambiente.

Por otro lado, puedes saber si tu cabello es de baja porosidad si cuando lo mojas para lavarlo tarda mucho en mojarse completamente.

Esto se debe a que la cutícula está tan cerrada que no permite la entrada del agua en el cabello.

De todos modos, existen unos métodos sencillos que se han popularizado a lo largo de los años para descubrir qué nivel de porosidad tiene tu cabello.

Cómo saber el nivel de porosidad de tu cabello

A continuación, te las explicamos todas. Pero, eso sí: ten en cuenta que son pruebas caseras y que sus resultados no tienen que ser interpretados 100% como fiables.

1. La prueba del vaso de agua

Este método es el más extendido y recomendado para averiguar el tipo de porosidad del cabello.

Llevarlo a cabo es súper sencillo, solo necesitas sumergir un cabello limpio y seco en un vaso de agua y observarlo.

Es muy importante que el cabello esté limpio, completamente seco y no lleve ningún producto de styling ni hidratante para que no se altere el resultado. También es importante que el agua esté a temperatura ambiente.

Cómo realizar el test del vaso de agua

  1. Sumerge el cabello en el vaso con agua y mójalo completamente.
  2. Observa el cabello de 2 a 4 minutos.
  3. Si se hunde rápido, en 1 minuto o menos, tu porosidad es alta. Se hunde rápidamente porque la cutícula está muy abierta y el agua entra rápidamente.
  4. Si se va hundiendo lentamente y se queda medio flotando, tu porosidad es media.
  5. Si se queda flotando o tarda en hundirse más de 4 minutos, tu porosidad es baja. Se queda flotando porque el agua no logra penetrar en la cutícula.

La prueba del vaso de agua para averiguar el tipo de porosidad del cabello

2. La prueba del tacto

Otra sencilla prueba que consiste en tomar un cabello y deslizar los dedos por él desde las puntas hacia la raíz.

Si no notas imperfecciones en la superficie del pelo, es que la cutícula está cerrada y por lo tanto es de porosidad baja.

Por el contrario, si notas pequeñas imperfecciones en el cabello, es que la cutícula está abierta y es de alta porosidad.

Consejo: en mi opinión este método es el menos fiable de todos los que te mostramos en el artículo, ya que es muy complicado notar protuberancias del cabello al tacto.

3. La prueba del agua

Como veíamos antes, observar el cabello cuando lo mojas, si tarda mucho o muy poco en empaparse, es una buena manera de determinar el nivel de porosidad.

Si tu cabello se moja rápidamente pero también se seca muy rápido, es de alta porosidad.

Es así porque el agua penetra muy rápidamente en la cutícula abierta; pero no se retiene, por lo que también se expulsa igual de rápido.

Si tienes que mojar mucho tu cabello para que se empape completamente y, al secarlo, tienes que esperar mucho rato, estamos ante un pelo con baja porosidad.

Consejo: en mi opinión, este es el método más fiable de los 3, ya que implica la observación de todo el conjunto del cabello y no de una hebra en particular.

Recomendaciones de productos a usar según la porosidad de tu cabello

Si es de baja porosidad

Recomendaciones de productos a usar según la porosidad de tu cabello

El cabello de porosidad baja suele ser brillante a la vista y suave al tacto.

Y aunque parezca que no necesita cuidados para mantener la hidratación, por su alta retención de la humedad, a la hora de la verdad existen una serie de consejos que le irán muy bien en su cuidado.

Los productos ideales para este tipo de cabello son los textura ligera, con una gran cantidad de agua presente en su fórmula. También es importante elegir ingredientes humectantes ligeros, como por ejemplos los extractos vegetales de plantas o el aloe vera.

En cuanto a los aceites, elige también que sean ligeros y de rápida absorción ya que las texturas muy pesadas dejarían residuo en el cabello.

Algunos aceites que te recomiendo para cabellos de baja porosidad son: el aceite de coco, el de semilla de uva, el de jojoba o el de semilla de albaricoque.

Consejo: a la hora de usar aceites en este tipo de cabello es importante que regules la cantidad exacta y que evites la zona de las raíces, para evitar un resultado grasiento.

Por la misma razón, es decir, para evitar aportar demasiado peso al cabello, es también fundamental evitar los ingredientes ricos en proteína, como la yema de huevo y los productos enriquecidos en queratina.

El cabello de baja porosidad tiene la cutícula cerrada, por lo que el nivel de queratina natural es el adecuado para mantener la correcta salud de la melena.

Aportarle más cantidad de esta proteína solo aportaría una saturación del cabello.

Consejos para el cuidado del cabello de baja porosidad

Consejos para el cuidado del cabello de baja porosidad

Este tipo de cabello es el que menos productos necesita para verse sano y brillante.

Simplemente, elige un champú y un acondicionador adecuados a tu tipo de cabello y lávalo con la frecuencia que necesites.

Para desenredarlo, puede optar por un producto acondicionador Leave-in o sin aclarado. Si necesitas definir rizos u ondas, un gel de styling será suficiente.

Consejo: lo ideal en el cabello de baja porosidad es que no lo recargues demasiado, de manera que no se va pesado y pierda definición.

Si es de porosidad media

El cabello de porosidad media puede llevar a equívocos. Es decir, una porosidad media se hidrata fácilmente y retiene bien la hidratación. No completamente, pero sí en su mayor parte.

Ahora bien, que esto no te haga pensar que no necesita una buena rutina de cuidados.

Si no eliges los cuidados que necesita corres el riesgo que tome la hidratación correctamente y que la porosidad acabe convirtiéndose en alta.

La máxima fundamental que debes tener en cuenta en este tipo de porosidad es que los productos que uses no le aporten demasiado peso a la melena.

cabello de porosidad media puede necesitar de vez en cuanto un champú clarificante, que elimine los posibles residuos que puedan acumularse en la cutícula.

Además, es importante que realices de vez en cuando un tratamiento profundo de proteína, pero no cada semana. Incorpóralo solo de forma ocasional en tu rutina.

Los acondicionadores leave-in sin aclarado o de textura acuosa también son ideales para aportarle al cabello hidratación sin sobrecargarlo.

Si es de porosidad alta

El cabello de porosidad alta

El cabello de porosidad alta es el que más abierta tiene la cutícula, normalmente porque ha sufrido más agresiones como tintes, decoloraciones o el uso excesivo de planchas y secadores.

Imagínate la acción de estos daños como si, poco a poco, fuera provocando pequeños agujeros en la cutícula del cabello.

Por cada uno de estos agujeros, es por donde entra la humedad pero también por donde se escapa. Por eso, el cabello con alta porosidad es frágil y con tendencia a la rotura, a enredarse y a encresparse.

Además, esta abertura de la cutícula también conlleva la pérdida de queratina del córtex capilar, lo que afecta directamente al mal estado de este tipo de cabellos.

Por esta razón, toman mucha importancia los tratamientos con proteínas en el cabello con alta porosidad.

Tratamientos con proteínas

mascarillas y tratamientos para cuidar la porosidad del cabello

Las mascarillas y tratamientos enriquecidos con proteínas serán los encargados de rellenar esos agujeritos que se han formado en la cutícula y que no permiten la retención de la hidratación en el cabello.

Dependiendo del grado de porosidad del cabello será necesario realizar el tratamiento con proteínas con diferente frecuencia, desde 1 vez a la semana, cada 15 días o una vez al mes.

También se puede dar el caso que debas empezar con proteínas semanalmente y que, a medida que tu cabello vaya mejorando, puedas espaciar el tratamiento cada vez más.

A continuación, te dejo algunas proteínas con el nombre con las que las encontrarás en el listado de ingredientes de los productos capilares:

  • Cocodimonium Hydroxypropyl Hydrolyzed (queratina)
  • Hydrolyzed Collagen Protein (proteína de colágeno hidrolizada)
  • Milk Protein (proteína de leche)
  • Hydrolyzed Milk Protein (proteína de leche hidrolizada)
  • Wheat Amino Acids (aminoácidos de trigo)
  • Wheat Protein (proteína de trigo)
  • Hydrolyzed Wheat Protein (proteína de trigo hidrolizada).
  • Arginine (arginina)
  • Silk Amino Acids (aminoácidos de seda)
  • Silk Protein (proteína de seda)
  • Hydrolyzed Silk Protein (proteína de seda hidrolizada)
  • Soy Protein (proteína de soja)
  • Hydrolyzed Soy Protein (proteína de soja hidrolizada)

No te olvides de la hidratación

Si bien los tratamientos con proteínas son fundamentales en los cabellos con alta porosidad, no debes olvidarte de combinarlos con productos de poder hidratante de manera que selles el agua en la hebra del cabello y evites así tanto la deshidratación como el encrespamiento.

Para aportar un extra de humedad al cabello antes de proceder con el peinado, los acondicionadores leave-in sin aclarado son ideales.

Además, el uso de aceites y mantecas vegetales muy hidratantes, como la manteca de karité o el aceite de coco, serán tus aliados para sellar la cutícula y mantener la hidratación, tanto en seco como en mojado.

Consejos para el cuidado del cabello de alta porosidad

Es importante que alternes un champú muy suave low-poo con el método co-wash, de manera que aportes la máxima hidratación posible al cabello.

Así, también harás que el lavado lo agreda lo menos posible.

Desenreda siempre con Leave-in o acondicionador, para evitar al máximo la rotura.

A la hora de elegir tus productos de peinado, elige texturas en crema o gel, que aportarán un acabado más hidratado y, sobre todo, siempre sin alcohol secante en su fórmula.

Acerca de la autora

alejandra

Alejandra es una apasionada del cuidado del cabello femenino. Lleva más de 5 años probando todo tipo de productos y rutinas y estando al día de todas las novedades del sector. En este blog comparte todo su conocimiento y pasión para ayudar a mujeres que, como ella, desean tener un pelo bonito, sano y fuerte.

Sigue leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *