Las compras realizadas a través de los enlaces podrían reportarnos comisiones por publicidad. ¿Por qué confiar?

¿Cómo hidratar el pelo rizado? Rutina, consejos y claves

Alejandra perfil

Mantener el cabello hidratado es básico para una correcta salud en cualquier tipo de cabello. Pero cuando tienes el pelo rizado, la hidratación se convierte en una prioridad.

Los cabellos rizados y ondulados, debido a su forma, no son capaces de mantener la capa natural de hidratación de la fibra capilar, dando como resultado deshidratación, sequedad y el temido encrespamiento.

Después de ver a millones de chicas curly luciendo rizos increíbles y perfectamente hidratados en redes sociales, ¿cómo podemos hacer nosotras para conseguir unos rizos brillantes y bien hidratados?

Solo una buena rutina de hidratación logrará evitar la sequedad de tus rizos y mantener a raya el encrespamiento.

En este artículo, con la ayuda de expertos, hemos reunido el mejor paso a paso para hidratar el pelo rizado. Te mostraremos qué productos elegir y 3 consejos extra para saber cómo hidratar el pelo rizado y olvidarte para siempre del frizz y la sequedad.

¿Lista para presumir de rizos de escándalo?

Rutina en 6 pasos para hidratar el pelo rizado

1. Lávalo correctamente y con el champú adecuado

Saber lavar el cabello rizado correctamente es fundamental para mantener la hidratación natural del cuero cabelludo y evitar la sequedad del cabello.

lavar el cabello rizado correctamente

Es muy importante que apliques el champú solo en las raíces y no frotes las puntas, para evitar la formación de enredos.

Además, también es recomendable lavar el cabello mediante un masaje con las yemas de las dedos y no con las uñas, para evitar la eliminación de la capa natural de hidratación de la piel del cuero cabelludo.

Y tan importante como la rutina de lavado es saber elegir correctamente el champú adecuado para tus rizos.

Actualmente, la mayoría de marcas del mercado tienen fórmulas de champú especiales para cabellos rizados, que aseguran una hidratación y nutrición intensas.

Pero más allá de los ingredientes hidratantes que pueda contener tu champú, es importante lo que no contiene.

Es decir, fíjate que tu champú no tenga sulfatos, parabenos ni siliconas de forma que agreda el cabello lo menos posible y respete al máximo la hidratación natural.

2. No te olvides del acondicionador

acondicionador en el cabello rizado

El siguiente paso (¡y uno de los más importantes!) es, cómo no, el acondicionador. Y es que este producto será el que aporte a tu cabello ese extra de hidratación que pide a gritos.

Para una hidratación completa, elige un acondicionador de textura untuosa, que nutra intensamente la fibra capilar y esté formulado con ingredientes de reconocido poder hidratante, como los aceites vegetales grasos (coco, oliva, de argán), aloe vera o manteca de karité.

A la hora de aplicar el acondicionador hazlo siempre de medios a puntas para evitar engrasar las raíces y deja actuar entre 5 y 10 minutos.

Aunque en tu envase se indique menos tiempo, si lo dejas actuar más tiempo los agentes hidratantes del producto penetrarán más profundamente en la fibra capilar.

Consejo: puedes cubrir tu cabello con un gorro de ducha mientras actúa el acondicionador para que tus rizos absorban mejor los activos hidratantes.

3. Aplica el acondicionador mediante la técnica scrunching

técnica scrunching

¿Te suena la técnica scrunching?

Seguro que no, pero no es otra cosa que un modo específico de aplicar el acondicionador en el cabello rizado, creada por la peluquera Melissa Stites, que asegura una mayor hidratación y definición del rizo.

El scrunching consiste en aplicar el acondicionador boca abajo, aprovechando la caída natural del rizo para así obtener una mayor definición y elasticidad.

Aplica el acondicionador de medios a puntas y reparte bien con los dedos. Asegúrate de que tu cabello esté bien empapado de producto para aprovechar al máximo la hidratación del acondicionador.

Ahora viene el paso clave:

  • Ponte de rodillas en la bañera o ducha y moja tu cabello con agua.
  • A medida que el agua con acondicionador se vaya soltando del pelo, recógela con las manos y ve estrujando tus mechones de cabello con los dedos.
  • La idea es realizar movimientos como si amasaras el cabello, apretándolo suavemente desde las puntas hacia el cuero cabelludo.
  • De este modo, estamos potenciando la acción del acondicionador sobre el pelo.
  • Tras unos minutos, aclara totalmente el cabello con agua templada, asegurándote que eliminas la totalidad del producto acondicionador.

Además del acondicionador, es importante que no olvides aplicar tu mascarilla nutritiva de vez en cuando para aumentar la hidratación. Lo ideal es hacerlo entre 1 y 2 veces por semana.

4. El acondicionador sin aclarado

¿Acondicionador sin aclarado después de aclarar el acondicionador normal? ¡Sí!

Es el modo de aportar a tus rizos un toque extra de hidratación. Como ves, para las curly girls el acondicionador es la clave fundamental.

Consejo: para aportar la hidratación extra necesaria, es importante que la textura de tu acondicionador sin aclarado sea en crema y no en spray.

Aplica una pequeña cantidad en las palmas de tus manos y repártela de medios a puntas. Ten cuidado de no aplicar demasiado producto ya que podrías acabar apelmazando tus rizos.

5. Seca tus rizos al aire

Seca tus rizos al aire

Si lo que quieres es hidratar tu cabello rizado por encima de todo, debes desterrar el secador de pelo. El aire caliente de esta herramienta solo aumentará el problema de deshidratación de tu melena, además de facilitar la aparición del frizz.

Lo mejor es envolver tu cabello con una toalla de microfibra o una camiseta vieja y dejar unos minutos a modo de turbante, sin ejercer fricción con las manos.

Si frotas el cabello con la toalla solo lograrás provocar la aparición de frizz y favorecer la rotura capilar.

Idealmente, opta por usar una franela de tela suave o una toalla de microfibra que no cause mucha fricción.

No olvides que la fricción es lo que empeora el frizz porque estimula demasiado las cutículas capilares (sin contar que te quiebra el cabello fácilmente).

Lo más óptimo sería secar el pelo al aire, pero si aún así no quieres renunciar al secador, espera al menos a que se haya secado el 90% de tu pelo al aire para reducir al máximo el tiempo de secado y utiliza el mejor que puedas encontrar. En pelos rizados, vale la pena.

Otro aspecto fundamental a tener en cuenta es usar un secador que tenga difusor para así definir el rizo, evitar el frizz y controlar el impacto del caudal del aire en tu pelo.

6. Hidrata con aceites capilares

aceites capilares

Los aceites capilares son tus aliados para aportar la mayor hidratación posible al cabello rizado. Piensa que este tipo de melenas necesitan el máximo poder hidratante y cuanto más dure, mejor.

Tras el secado, el toque de aceite capilar es el último paso para una correcta nutrición, hidratación y sellado de la cutícula, protegiéndola de posibles roturas.

Además, este paso aporta también un extra de suavidad, brillo y flexibilidad para tus rizos.

Solo debes tener en cuenta un dato importante: cuidado con la cantidad de producto.

Los aceites son muy concentrados y con solo unas gotitas suele bastar para disciplinar el cabello. Si aplicas mucha cantidad, correrás el riesgo de engrasar el cabello y apelmazar el rizo.

Con estos pasos no tendrás problemas en conseguir unos rizos perfectos y mantener tu cabello ondulado o rizado nutrido y cuidado, sobre todo si usas los productos adecuados.

3 consejos imprescindibles para mantener hidratado el pelo rizado

¿No te ha pasado nunca que sigues una rutina de cuidado facial o capilar y por mucho que la haces como toca no ves resultados?

El problema no es la rutina sino que a veces no la aplicamos correctamente o no tenemos en cuenta los factores clave que más suelen influir en los resultados.

Teniendo en cuenta las siguientes recomendaciones, hidratar el pelo rizado y cuidar el pelo no tendrá secretos para ti.

consejos para mantener hidratado el pelo rizado

Lava tu cabello solo cuando sea necesario

Durante muchos años hemos creído que lavar el cabello cada día era lo mejor para todos los tipos de cabello.

Y a veces, lejos de lo que pensamos, esta rutina empeora aún más si cabe los problemas de deshidratación en el cabello rizado, ya que los detergentes del champú eliminan la capa natural de hidratación del cuero cabelludo.

¿Cuándo lavar el cabello? Pues cuando realmente lo necesite.

Cada tipo de cabello necesita un ciclo de lavado distinto. Por ejemplo, un cabello graso debe lavarse más frecuentemente debido al exceso de producción de sebo que hace que sea visiblemente con grasa.

Por contra, un cabello rizado es por norma general seco y produce menos grasa que otro tipo de cabello, por lo que lo ideal es controlar la frecuencia de lavado.

Intenta lavarlo cada 3 o 4 días para mantener por más tiempo su salud y brillo. Si lo lavas cada día, eliminarás la capa natural de hidratación, agravando la sequedad, la rotura y el aspecto opaco.

Protégelo a la hora de dormir

Protege tu pelo rizado a la hora de dormir

Del mismo modo que aplicas una crema de noche en tu rostro antes de dormir, el cuidado del cabello rizado cuando te acuestas es vital para mantener su hidratación.

Ante todo, nunca te acuestes con el pelo mojado. La humedad del agua aumentará la sequedad y el cabello la absorberá durante la noche, aumentando el frizz cuando te despiertes.

¿Resultado?

Tus rizos estarán aplastados, indomables y sin forma.

Es también muy recomendable que recojas el pelo en trenzas o una coleta para dormir (no muy apretada), ya que te ayudará a disciplinar tus rizos durante la noche y así evitar posibles enredos.

Por último, utiliza una funda de almohada de seda o satén para proteger tu cabello.

Las fundas de almohada tradicionales de algodón suelen absorber los aceites naturales que hidratan el cabello, aumentan el encrespamiento y los posibles enredos.

En cambio, los tejidos como la seda y el satén no producen fricción al dormir, por lo que mantienen la hidratación del cabello y evitan el frizz, la rotura y la deshidratación.

Evita cepillar el pelo en seco

Para mantener la salud del cabello rizado es fundamental evitar el cepillado en seco, de manera que lo protejas de la rotura.

Evita cepillar el pelo en seco

Como el cabello rizado suele ser más seco de lo normal, al cepillarlo se genera mucha fricción que puede conllevar un exceso de encrespamiento y electricidad estática. Además, los peines tradicionales deshacen los rizos.

Lo ideal es peinar tu cabello en mojado y con un poco acondicionador, de manera que mantengas la hidratación incluso durante el desenredado.

Acerca de la autora

alejandra

Alejandra es una apasionada del cuidado del cabello femenino. Lleva más de 5 años probando todo tipo de productos y rutinas y estando al día de todas las novedades del sector. En este blog comparte todo su conocimiento y pasión para ayudar a mujeres que, como ella, desean tener un pelo bonito, sano y fuerte.

Sigue leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *